miércoles, 23 de agosto de 2017

MI GOZO EN UN MOZO (2).


SIEMPRE PLACIO.

Resulta dulce decir 
despacio tu nombre, Placio; 
es como suave elixir 
que se escancia entre mis labios.

Si, Placio, me gusta en ti, 
no sólo tu nombre amado, 
sino todo tú, tu yo, 
tu me y tu mí tan mimado.

Oh, Placio, qué garantía 
de ser yo tan de tu agrado, 
pues siempre vienes a mí, 
no sólo de vez en cuando; 
cada hora y cada día, 
cada mes del calendario.

Y es cada vez que me abrazas 
y es cada vez que te abrazo 
cuando todo se estremece 
en angélico arrebato.

Por fin, Placio te diviso, 
ya tiendes a mí tus manos, 
ya se me abre el corazón 
que en tu ausencia está candado.

Ven aquí, Placio, confía, 
abandona tu recato, 
yo te tengo, tu me tienes:
aprovechemos el rato.

lunes, 21 de agosto de 2017

CITAS.


La conciencia de la que hablo es un estado en donde no hay división que diga que uno está dormido, que uno está despierto, que uno está soñando... No hay ninguna división. Ni siquiera sé si estoy vivo o muerto. Este es mi estado. No tengo forma de saberlo por mí mismo. 
El médico puede venir y decir "quiero examinar su pulmón, su pulmón está perfectamente bien - hay latido del corazón, hay esto, aquello y lo otro - está vivo." Perfecto. Estoy encantado. Me han asegurado que soy un ser vivo.

U. G. Krishnamurti.

domingo, 20 de agosto de 2017

VERSIONES.


- Donald Hoffman, profesor de ciencias cognitivas de la Universidad de California  es uno de los que más ha estudiado el problema mente-cuerpo, o la razón por la cual la ciencia no tiene una teoría satisfactoria para explicar la conciencia. 

Hoffman sugiere que esto se debe a que la conciencia es fundamental, no así la materia y el espaciotiempo.  La ciencia busca explicar la conciencia desde una perspectiva física reduccionista, lo cual la coloca en un callejón sin salida. 

Sostiene que el espaciotiempo, los campos y la materia misma son manifestaciones secundarias que se producen como contenidos dependientes de la conciencia, de la misma manera que los iconos e interfases de una computadora nos permiten interactuar con los programas pero realmente no tienen una existencia intrínseca ni reflejan una realidad subyacente. 

Lo notable de Hoffman es que tiene una hipótesis sumamente sugerente basada en la noción evolutiva de que una especie no evoluciona para percibir la realidad sino para sobrevivir, por lo tanto es lógico pensar que el mundo material que percibimos no es el mundo real, sino solamente un modelo funcional generado por la conciencia. 






- Para el Advaita, la conciencia es un continuo que se parece, desde el punto de vista físico, a la naturaleza continua del espacio. 
El espacio es un continuo completamente homogéneo que no diferencia entre conocedor y conocido, de igual manera a como el espacio incluye diversos contenidos, pero ninguno de ellos incide sobre la continuidad ni homogeneidad de su naturaleza esencial.

Nada queda aparte de la conciencia, como nada hay en el universo que no contenga espacio. La sustancia de la materia es una manifestacion de la conciencia no-dual. Sin embargo, esta afirmación sólo puede verificarse en los más altos procesos cognitivos no-duales.

En la representación cognitiva dual de cualquier sujeto en cuya naturaleza mental existe un sentido del “yo”, se puede afirmar, de acuerdo con la física, que el universo material es la sustanciación de la energía, y que dicha energía evoluciona en el tiempo y el espacio dotando al proceso creativo de características variadas. 
Para la ciencia, la energía es la base sustancial de la materia y de todo lo que existe en el universo.

Para el Advaita...